El pensamiento se define como un proceso mental superior que nos permite establecer conexiones entre ideas o representaciones.
Partimos de que el ser humano posee un pensamiento lógico. Así, nos autodefinimos a nosotros mismos como Homo sapiens (del latín, hombre sabio), obviando que, lo cierto es que, gran cantidad de los pensamientos que tenemos diariamente son de tipo deformado, causando así errores en nuestras conclusiones fruto del proceso de pensar.

Quizá, después de todo, no seamos tan sabios como creíamos.

¿Qué es una distorsión o un error en el pensamiento?

 

Un pensamiento distorsionado es aquel que deriva de una interpretación errónea de la realidad del momento. Fruto de estas distorsiones cognitivas surgen una serie de errores, los denominados errores y/o falacias del pensamiento.

Hay que tener en cuenta que estos pensamientos son totalmente usuales. De hecho,  todos los tenemos diariamente. Sin embargo, esto no significa que sean del todo “sanos” y beneficiosos.

En realidad, nuestra manera de pensar, que se pensaba libre de influjos, resulta estar influenciada de manera continua por nuestro contexto. Nuestro cerebro toma continuamente “atajos” que dejan de lado las deducciones lógicas, con el objetivo de ahorrar energía. El resultado es que, en muchas ocasiones, cometemos errores en nuestras conclusiones.

Estos errores del pensamientos pueden ocasionarnos un gran malestar si los usamos de manera continua e inconsciente, causando ansiedad y tristeza, entre otras. Una de las terapias más conocida por tratar estas distorsiones del pensamiento, es la terapia cognitiva desarrollada por el psiquiatra Aaron Beck

El objetivo de conocer estos pensamientos no es otro que aprender a reconocerlos para así evitarlos, en la medida de lo posible, y evitar así también ese malestar que producen.

Al fin y al cabo, la terapia cognitiva (como la mayoría) busca, en ultima instancia, erradicar el sufrimiento y lograr el bienestar.

 

«La mente es su propio lugar y puede hacer del infierno un paraíso, o del paraíso un infierno” -John Milton-

 

Los errores y/o falacias del pensamiento

 

Filtraje

Solo se ve un elemento de la situación excluyendo el resto. Normalmente tomando solo los detalles negativos. Ej: “Hoy he perdido las llaves, nunca tengo suerte en la vida”.

Pensamiento en blanco y negro o polarizado

Tendencia a tomar las cosas de forma extremista, sin existir término medio. Ej: “no me he acordado del cumpleaños de mi hija, soy la peor madre del mundo”

Generalización excesiva

Se extrae una conclusión general de un simple incidente o parte de la evidencia. Además, se espera que siempre ocurra. Ej: “Compré un queso caducado, en esa tienda todo está malo” o “Mi relación se ha acabado. Ya nunca voy a encontrar a nadie”.

Lectura de mente

Se interpreta lo que hacen, piensan o sienten las demás personas, sin contrastarlo. Ej: “Se que no le caigo bien, lo noto”.

Los errores del pensamiento. Lectura de mente

Visión catastrófica

Se espera que ocurra siempre lo peor. Ej: “Me duele la cabeza, seguro que tengo un tumor”.

Personalización

Se piensa que todo lo que dicen o hacen los demás está relacionado con mi persona. Ej: “Esta persona ha aparcado mal aposta para que yo no pueda salir bien con el coche”.

Razonamiento emocional/proyección

Creencia de que lo que uno piensa o siente es una verdad absoluta y por tanto seguro que todos lo piensan también. Ej:” Me siento estúpido, por lo tanto, debo serlo”.

Error del adivino

Creemos saber lo que pasará. Predecimos eventos futuros negativos sin tener pruebas o incluso teniendo pruebas en contra. Además suelen ser predicciones negativas. Ej: “seguro que el plan sale mal”.

Tener razón

Continuamente se pretende probar que sus opiniones y acciones son correctas. Ej: “Viendo a una persona se si es de fiar o no”.

Autoexigencia

Reglas inflexibles que todos, incluido uno mismo deben seguir. Las palabras que indican esta distorsión son “debería”, “habría” y “tendría”.

Culpabilización o Culpabilidad

Los demás son los responsables de mi sufrimiento o por mi culpa los demás tienen problemas.

Falacias de control

La persona se siente externamente controlada (impotente). Se ve así misma desamparada, como una víctima del destino. La falacia de control interno convierte a la persona en responsable del sufrimiento o de la felicidad de aquellos que le rodean.

Falacia de la justicia

La persona  piensa que conoce qué es la justicia, cree saber siempre qué es lo correcto  y lo justo, convirtiéndose en un juez de los demás y de ella misma. Frases típicas son las que contienen: «Esto es así porque…» «Esto es así y punto».

Falacia de recompensa divina

Esperanza de que algún día todo el sacrificio realizado será cobrado. Ej: “Yo me sacrifico al máximo para que a mis hijos no les falte de nada”.

Falacia de cambio

Necesidad de cambiar a la gente porque las esperanzas de felicidad parecen depender enteramente de ello.

 

Los errores del pensamiento

 

Serena te recomienda en Serenmind:

Programa psicoterapéutico “Aprendiendo a dialogar con nuestra mente”
Sesión “Los errores del pensamiento (parte 1)”
Sesión “Los errores del pensamiento (parte 2)”

¡Descárgate Serenmind gratis y empieza a sentirte mejor!