En las últimas décadas, y quizá de manera más rápida en los últimos años, estamos siendo testigos de cómo la tecnología está cambiando muchos de los modelos de actuación tradicionales en prácticamente todos los ámbitos de la vida. Por supuesto, la psicología no es una excepción.

La tecnología proporciona herramientas de gran valor para el campo de los tratamientos psicológicos y el desarrollo de nuevas herramientas y estrategias de tratamiento está avanzando a gran velocidad. Ya son comunes las aplicaciones para la ansiedad o la depresión.  Y cada vez aparecen programas de intervención en más ámbitos relacionados con la salud y el bienestar emocional.

Videoconsultas y terapia por chat

Hemos visto la transformación de la medicina a través de la tecnología. Cada vez más aplicaciones nos permiten tener una videoconsulta  con nuestro médico. Este tipo de servicio nos permite realizar una consulta médica sin necesidad de desplazarnos con mayor inmediatez, y ahorrando costes.

La utilización de la videoconferencia para realizar sesiones de terapia psicológica online es una práctica cada vez más aceptada en todo el mundo y ya hay psicólogos y plataformas que ofrecen esta forma de comunicación, de la que ya hablaremos con más detenimiento en otro post.

Sin embargo, la terapia por chat todavía es poco conocida en nuestro país. ¿Sabes en qué consiste este tipo de terapia? La terapia por chat es denostada por algunas personas por la falta de contacto humano con el terapeuta; sin embargo, es muy bien valorada por otros, por su enorme flexibilidad, la posibilidad de contacto a diario con el terapeuta y la comodidad que aporta, La cuestión es, ¿puede realmente la terapia por chat ayudarnos?

En el marco de los tratamientos psicológicos se han demostrado los beneficios que aporta escribir.   Escribir se considera una actividad de gran utilidad. Dicho de otra forma, escribir es terapéutico. Durante años, los psicólogos clínicos han pedido a los pacientes que cumplimentaran registros, cuestionarios o que escribieran diarios con el objetivo de conocer mejor lo que les sucede, pero también, como una forma de ayudarles a afrontar y superar el estrés, los problemas y los traumas.

El hecho de escribir acerca de los problemas y las experiencias negativas nos ayuda a mejorar nuestra capacidad de afrontamiento y resiliencia ante las situaciones de nuestra vida diaria. Nos ayuda a descubrir claves para aprender a afrontarlas de forma más eficaz.

Ahora bien, ¿cualquier tipo de escritura puede ser terapéutica?

La respuesta es no. El mero acto de escribir no tiene por qué ser necesariamente beneficioso. Cuando hablamos de escribir, no nos referimos a escribir un diario en el que simplemente se enumeran los sucesos que nos pasan. Las diferencias entre una escritura expresiva con beneficios terapéuticos y un diario, es que escribir un diario se basa habitualmente en escribir cosas que han ocurrido sin perseguir un objetivo determinado, está orientado a apuntar las cosas más relevantes para recordarlas más tarde, y suele realizarse por una motivación personal fuera del ámbito terapéutico. La escritura que resulta terapéutica, llamada escritura expresiva, se hace habitualmente bajo la guía de un profesional y persiguiendo unos objetivos determinados.

En la escritura expresiva no sólo se describen las emociones, sino que es importante detallar la situación que las han provocado. Esto ayuda a poner dichas situaciones y emociones en perspectiva y a organizar nuestros pensamientos acerca de ellas.

¿Cómo pueden ayudarnos las nuevas tecnologías para realizar escritura expresiva?

El uso de la escritura en la terapia psicológica tiene un largo recorrido. Quizá impuesta por la distancia, o la imposibilidad de acudir a terapia, algunos psicólogos comenzaron a ofrecer sus servicios a través de las tradicionales cartas escritas a mano, cuando aún no existía internet. Pero desde la expansión de internet, comenzamos a ver páginas web en las que los psicólogos primero ofrecían terapia utilizando el correo electrónico y más recientemente a través del chat.

Elaborar  a través de un chat escrito las experiencias  que te ocurren, tus preocupaciones, emociones  o los problemas a los que te enfrentas  a la vez que un terapeuta profesional te guía paso a paso en el proceso, es la esencia de la escritura expresiva, la escritura que sí tiene muchos beneficios psicológicos. Este tipo de terapia te permite ordenar mejor tus pensamientos y emociones almacenarlos en la memoria de forma más estructurada y expresarlos mejor. Además, el hecho de dejarlos por escrito te permite volver a releerlos, tanto los tuyos como los consejos que te vaya haciendo tu terapeuta. Este proceso de escritura expresiva guiada resulta de gran ayuda para afrontar de forma cada vez más eficaz muchas situaciones o muchos problemas que se presentan en nuestra vida diaria.

¿Sabías que la escritura expresiva tiene efectos positivos, incluso en el sistema inmunológico?

En 1986, el profesor de psicología, James Pennebaker realizó un interesante experimento. Le pidió a un grupo de estudiantes  que escribieran sobre traumas que hubieran pasado en sus vidas o situaciones que les hubieran resultado difíciles. A otro grupo de control, les pidió que escribieran sobre temas neutros. Al cabo de 6 meses los estudiantes del primer grupo habían acudido mucho menos al centro de salud. Se observaron diferencias significativas entre ambos grupos de estudiantes. Desde entonces se han realizado numerosos estudios sobre las propiedades curativas de este tipo de escritura.

En resumen:

Realizar terapia a través del chat tiene muchas ventajas que superan la falta de contacto humano que ofrece la terapia presencial: la flexibilidad, la inmediatez y la guía constantes por parte del terapeuta, la comodidad, el ahorro y facilidad para consultar cualquier duda acerca de los tratamientos o de los problemas. Pero además, la terapia a través del chat nos permite utilizar como medio la escritura terapéutica, con altos beneficios psicológicos ya que nos ayuda a ordenar nuestras pensamientos y emociones  nuestras experiencias y nuestros recuerdos y de este modo nos ayuda a  expresarlos y vivirlos de forma más adaptativa.

El chat abre nuevas posibilidades y permite acercar la terapia a muchas personas. Es una realidad que ya está aquí y estamos convencidos de que en unos años será una herramienta común en las terapias psicológicas.

¿Y tú?

¿Te animas a descubrir una nueva forma de hacer terapia?